martes, noviembre 14, 2006

No era Jonas

Un día desperté
dentro del vientre de una ballena:
no, no era Jonás:
ahora entiendo
que algo ocurrió después
de la sexta cerveza.

miércoles, octubre 11, 2006

Una de dragones

De nuevo el fatídico día once, en un mes cualquiera. De nuevo una aeroplano [bastante pequeño éste, hay que admitirlo] que se estrella contra un edificio en Nueva York. De nuevo la paranoia, la cobertura informativa, el escándalo mundial y los escenarios apocalípticos; de nuevo un conflicto que pensábamos saldado desde las postrimerías de la Edad Media: Oriente y Occidente enfrentados por la fe, el dinero y el poder.

En fin, esperemos que sean pocos los días once con el mismo sino. Por lo demás, podemos decir con certeza: "esta película, ya la vi".

martes, octubre 10, 2006

Cuando me busco en tu cuerpo
















"Reflejos" de Perla Cristal Gómez.
http://sadness.gr/galleries/perla_cristal/index.html

Cuando me busco en tu cuerpo
El viento sonríe a mi espalda:
Todo puerto es destino seguro
Todo rumbo converge en el regazo materno:
Tanta sed, tanto sueño, tanta urgencia
A mitad del camino
A mitad de la noche
Que se vuelve sobre sí misma
Y amenaza convertirse en ola perpetua.

En las dunas y en tu vientre
El mar es infinito
Una ventana con vista al cielo
La resistencia misma a flor de piel
Un camino, un huerto
Donde la vida germina y sonríe;
La más pequeña caricia es un caldero
Donde pernoctan tus ansias y las mías
Es un solar donde crece la grama
Sin que nadie atormente sus raíces
Sin que nadie descubra
Los nombres que la noche nombra.

Cuando me busco en ti
En los parajes de tu calle empinada
En la planicie que bordea tu torso
Es en tus ojos donde me encuentro
Desnudo y triste, frágil y taciturno,
Es en tus manos, donde un sol cae a tumbos,
Donde recupero la forma extraviada
A golpes de ausencia,
Es en tu aliento donde hallo
cobijo, cama y mesa.

Sin embargo,
Cuando te busco en mi,
Toda búsqueda es en vano:
La noche es una tumba de mármol
El sol, un eclipse perpetuo
Y el desierto, un camino
eterno, infinito, eterno.

lunes, octubre 09, 2006

Un mes pasa volando

En efecto, el tiempo vuela, inmisericorde siempre.
Ante cualquier descuido, ya ha pasado la cita que esperábamos con ansia, la fecha de pago de las tarjetas de crédito, el día en que transmitirían por televisión la película inconseguible, la mañana de cita médica obligada, incluso, las fiestas de guardar.

El tiempo se va así, como el aire, se diluye sin darnos cuenta.

Ahora estamos casi a mitad de octubre y muy pronto, trascurridas estas horas, noviembre nos caerá encima con sus aires funestos, sus tintes revolucionarios y sus premoniciones pascuales.

Transcurridas esas jornadas, eses meses, estos años, uno se preguntará ¿qué ha sido de mi vida, de todos estos días vividos como en un sueño?

miércoles, septiembre 13, 2006

La mañana es un poema

Son siete cuarenta y cinco:
La ciudad emerge de entre la noche,
despierta al día con su mejor sonrisa
a pesar de la lluvia
a pesar de las prisas y la invasión
de incertidumbres matutinas.

El cambio del ámbar al rojo
me sorprende en la esquina aciaga:
de norte a sur por la avenida Alemán
en el cruce con la calle Xalapa.
Ahí, atrapado en el caos vehicular
miro por la ventanilla:
es un nublado perpetuo, sin resquicios,
la lluvia suave cae,
es una caricia materna,
y las grandes grúas que construyen
el puente a desnivel se mueven
lentas, taciturnas, acompasadas;
se miran, se guiñan, se abrazan
como en un poema de Maples Arce.

Hay dos hombres, bajitos, morenos
con el torso desnudo y el agua escurriendo
por el cuerpo: pelean con un cable
[¿un cable a tierra, acaso?]
de unas tres pulgadas de diámetro:
jalan el extremo y resbalan en el suelo húmedo;
más allá, otros dos, quitan el barro
a la punta del barreno que hace agujeros
para instalar los pilotes.
Esos dos tienen unas palas minúsculas
y pareciera que en cualquier instante
serán devorados por la máquina.
En la cabina de la grúa roja,
un cincuentón manipula palancas y embragues
y se da tiempo para contestar
su teléfono móvil y sonreír
mientras trabaja.

En la memoria quedarán
estos instantes fugaces:
el operador detiene la grúa,
salta de la cabina, guarda el teléfono,
y echa a andar con lentitud
para ayudar a sus compañeros
que batallan con el cable.
Los tres, luchan hasta lograr engancharlo
a una columna. Se separan sonrientes.

Mañana o en muchos años más, da igual,
unos cuantos diremos:
"yo vi nacer este puente,
vi cómo abrieron el asfalto,
cómo levantaron sus columnas,
cómo creció un poco cada día;
es como mi hijo,
o como un pariente cercano".

La ilusión, la sensación de eternidad
dura unos segundos, un minuto quizá.
De pronto, el rojo cambia a verde
y los autos avanzan.

lunes, septiembre 11, 2006

19:30, sin noticias

Son diecinueve treinta
y no hay noticias tuyas:
una eternidad mirando
como desvanece el sol
colgado al horizonte.

Éste ha sido un lunes
fuera de lo ordinario:
un llanto inunda el teléfono,
una mirada, un busto sugestivo,
un desayuno a deshoras
y el ansia por todos los cigarrillos
muertos desde hace varias noches.

Este lunes, como el de hace
cinco años, el tiempo y el espacio
convergen y trenzan sus dedos
para engañar a los incautos.

No hay nada que la espera
y la incertidumbre
sean capaces de construir,
la vida se convierte de pronto
en una trampa para los chicos buenos,
en una especie de caja vacía
en una mueca hiriente
en el silencio que sustituye a una caricia.

19:30, sin noticias.

jueves, agosto 17, 2006

jueves, julio 27, 2006

A todo sol

La mitad de una sonrisa
colgada de un poste
la calle vacía
unos albañiles trasijando
en una azotea contigua
y el sol con toda su fuerza
en la canícula de julio.

Pocos consienten la tarde:
un perro gris que atraviesa
taciturno la avenida,
unos chicos que juegan futbol
con peligro de insolación
y unas mosquitas pegadas
al cristal de la ventana;
lo demás, es un silencio
mortecino a la hora de la siesta.

lunes, julio 10, 2006

A propósito del panismo aspiracional

A veces el coraje, la víscera nos gana, nomás por joder... en otras, la información y la estadística son las que se encargan de documentar nuestro optimismo. Eso ha ocurrido este día: he leído esta mañana el Proceso (Elección Envenenada) y hallo mucha razón para el desencanto y el estar "hasta la madre". Entre la forma grosera, petulante y arbitraria de cantar las victorias ajenas y la manera punzante, tozuda y cansada de vivir las derrotas propias, hay un veneno que crece y duele, hasta los huesos.

Ahí en la caricatura de Naranjo, en el reportaje de Jesusa Cervantes et al, de Gloria Leticia Díaz y DAniel Lizárraga, en el texto de la Denise Dresser (tan de izquierda ella, trabajando para Televisa y vistiendo Christiane Dior), en el artículo de Alvaro Delgado y de Germán Martínez Cázares están las razones, pero no el consuelo.

"En Veracruz y Boca del Río", me dice un amigo, "muchos viven como en Chiapas, pero votaron como si vivieran en Costa de Oro", y le asiste la razón. ¿En qué país viven?, me pregunto. Y de inmediato recuerdo: en el país del ‘Elite Way School', de RBD, de la Academia... en un país en el que muchos no trabajan porque esperan entrar a la próxima promoción de Big Brother, de Bailando por un sueño o a ¿Vas o no vas con boletazo?... un país de sueños, donde nadie utiliza conscientemente sus derechos ciudadanos, porque la mayoría piensa que es más fácil pegarle al Melate o esperar la llamada donde le avisen del ingreso a Desafío de Estrellas, que hacer algo por sì mismo.

Un país donde las formas de interacción colectiva las definen las telenovelas, los programas estilo "Otro rollo" o el "ponte la verde"; un país que es motivo de burla en el exterior, donde se dice "Estos pinches mexicanos, ¿qué no aprenden? Tuvieron al PRI 70 años, lo quitaron y ¿para qué? ¿para dejarse engañar? ¿Para que un fulano con cero experiencia polìtica y administrativa, parásito de la burocracia partidista, desconocido al mes de diciembre del 2005, de pronto se convierta en el nuevo mesías del marketing político y lo lleven a la Presidencia del país? No entienden nada... a ver cómo les va".

Pero así es este país cacahuatero, donde las nuevas generaciones se van de él porque no hay empleo, ni perspectiva, ni futuro y al estar en los EStados Unidos en lugar de pasar el voto de castigo por la expulsión económica, hacen el trámite, se inscriben en el padrón para votar en el extranjero y vuelven a votar por ¡el blanquiazul!

La verdad, no entiendo la lógica de los que por miedo o conveniencia apuestan por más de lo mismo, no entiendo a mis amigos "dizque pensantes" que por ahi andaban repitiendo como loritos las consignas de los spots: "es un peligro para México", "el país se va a ir derechito al barranco (¿que no estamos ahi?)", etc., sin analizar, sin prever los efectos del modelito económico.

En fin, cada cual con su conciencia: lo cierto es que dentro de poco no van a ser 40 los millones de pobres, sino 60 ó 80 millones, si no, ahi me avisan.
¡Ah chingaos!

De las cosas que uno termina por enterarse en internet... Ahora resulta que disolvieron la sociedad Tino Ventura... ¿pos cuándo la habíamos constituido?

Por si creen que bromeo.. ahi les dejo el link para que le echen un ojo.
http://www.boe.es/g/es/borme/dias/2002/12/09/086.php

Preguntita para mis cuates abogados... ¿creen que debemos reclamar alguna participación? Les prometo que si ganamos, invito la cena en los tacos de El Rey. ;-)

jueves, julio 06, 2006

Bajo el cielo gris












Una visión
Fugaz
Repentina.

El diluvio cerrado:
Eterna lluvia que desnuda al silencio
En la tarde veraniega.

El cielo gris
Profundamente gris
Perfecta frontera
Para las aspiraciones mundanas…
Y tú ahí afuera
Corriendo con la ropa
Pegada al cuerpo
Y los cabellos mojados
Dejando escapar un anhelo
En cada gota
En cada golpe.
En el espejismo
La tela blanca
es casi translúcida
con la pureza
de un sueño infantil.

Es cierto:
Ante el arrebato
No parece haber estación
Para cobijarse:
Allá afuera la lluvia
Tu cuerpo
Y el deseo por asalto.

martes, julio 04, 2006

Frontera de agua

A golpe de tanto silencio
de tanta furia contenida
uno puede construir
una pared
una trinchera
un trampolín para saltar al vacío
un puente entre dos mares
o una ocasión
para extraviar la noche
los nombres
los sentidos.

Apostadas una sobre otra,
en esta frontera de agua,
las olas imitan
el vaiven de los cuerpos
y las estrellas fugaces
son eternidad
en ciernes.

sábado, junio 17, 2006

Ojos bien abiertos

Nada peor
que aquellos sueños
empeñados en copiar
la realidad.

Bastante furia
hay en estos días,
bastante desencanto
y dolor entre las costillas
como para vivir
soportando el plagio
de las miserias cotidianas...

Con lucidez
ojos bien abiertos
y corazón dispuesto
a todo.

Salud !

martes, mayo 30, 2006

Jornadas de agobio

No hay agobio que valga
la vida entera
soterrada bajo el sopor de la tarde.

Entre todas las palabras
a elegir
terminamos usando siempre
las que delatan nuestros
temores
y nuestras flaquezas.

Silencio, por favor,
mayo fenece
y ahora la amenaza
de lluvia
es una certeza que crece
como la mala hierba.

¿que no era acaso abril
el mes más cruel?

martes, mayo 09, 2006

Cancioncita para una pareja suicida

No existe ninguneo
en la sana intensión
de morir en la quietud
de la tarde:
de cualquier manera
mañana los diarios,
en su sección de nota roja,
darán cuenta de los hechos
y hablarán de usté y de mí
y del silencio que reina
ojos adentro.

"No se asuste, señora",
dirán los vecinos
a tu madre,
al tiempo de los abrazos
y de las palmaditas en la espalda,
y harán de ti una apología
cimentada en hipócritas consideraciones
y harán de mí un castillo de negras falsedades.

Y en tanto, aquí adentro,
mientras esperamos
a que alguien tire la puerta
y a que llegue el médico legista
para revisar los cuerpos,
usté y yo,
siempre tan cercanos y amorosos,
estaremos como al principio,
en un fugaz y placentero
anonimato.

miércoles, abril 26, 2006


Habermas contra el pollo Kentucky





Tengo hambre y necesito un sandwich o un bocadillo... de lo que sea, pero ya. Estar hambriento es transitar en estado de completa indefensión intelectual. No se puede pensar. Es imposible hilar tres ideas, argumentar, reflexionar y sacar conclusiones. Uno quiere discurrir sobre la teoría de la acción comunicativa de Habermas, alcanzar altas miras intelectuales y zas!, termina pensando en las piezas de pollo del Kentucky Fried Chicken... algo que es verdaderamente vergonzoso para cualquier comensal que se precie...

Todos reconocemos que la comida que ahi expenden está muy por debajo de lo aceptable y que existe una leyenda negra en torno a los ingredientes que utilizan para elaborar sus platillos [no por nada su receta es "secreta", si la divulgan los apresan]; sin embargo, en este preciso momento, con los jugos gástricos despedazando mi estómago, "daría mi reino por un caballo..." y mi casa por unas alitas en salsa verde.

Caramba, somos unos malditos esclavos de nuestra dimensión fisiológica: si tenemos sed no podemos trabajar y debemos abandonar todo para ingerir un vasito de agua... si estamos cansados y con sueño, hacemos lo imposible por dormir, "aunque sea 15 minutos"; si se trata de la apetencia sexual, el asunto es peor, con la líbido a 1000 grados celsius, la tentación y el desenfreno se nos presentan como ocasión para evadir responsabilidades.

¿Qué no pudimos haber sido creados de plástico, de una aleación de nikel y cobre, de aluminio, de policarbonato o ya de plano de fibra de vidrio? Digo, si hoy existen Judas Tadeos, Marias Magadalenas y Cristos de este material, ¿por qué nosotros no pudimos ser creados así?

En fin... nada peor que la nostalgia para entenderlo.

Y ya no sé por qué razón escribí esta última línea. Creo que estoy alucinando. Me falta un bocadillo, aunque sea pequeñito. Empiezo a ver puntos verdes, azules y morados en el monitor y no he tomado Ectasy... me parece que es momento de abandonar el barco y salir corriendo a comer algo: unos volovanes de Don Volo, unas gorditas de Doña Carrito, ¿un filetito con papas?, ¿unas empanadas argentinas del Gaucho?, ¿un spaguetti alfredo del Venecianos?

Que Dios bendiga lo que entra a la barriga.

martes, abril 25, 2006

Un sol de abril

De nuevo así
tirado
desnudo de ideas
a mitad de la tarde.

Todo es una quietud
infame:
los árboles y sus ramas
los autos
las nubes...
Solo el sol se mueve
en el horizonte
un sol por demás agobiante
un sol de abril
que pone sus manos
inclementes en torno al cuello
y lo aprisiona
hasta provocarte náuseas
y hacerte gemir
y suplicar el perdón a gritos.

El sudor brota
y refresca un poco:
en tanto,
la tarde sigue inmóvil
como esperando
que algo nos arranque
de la pesadilla.

lunes, abril 24, 2006

Efraín Huerta dixit

Igual
que el viejo
Efraín,
aspiro
a ser
un buen
poeta
de segunda.

viernes, abril 21, 2006

De nuevo, ¿La Vida?

Después de la Semana Santa todo vuelve, de manera irremediable a la normalidad. Es pesado, lo reconozco, reincorporarse a la actividad cotidiana después de varias jornadas de descanso. Con las baterías más o menos cargadas, se vuelve a lo de siempre: la rutina, el trabajo, la casa, la universidad y mil avatares que, en el noble objetivo de ganarse la chuleta, se convierten en perversa fantasía.

Los días de descanso, después del periodo de evaluación académica, permitieron hacer un alto en la lectura de reportes, ensayos y demás trabajos escolares que, a veces, resultan en verdad poco menos que tortuosos.

Así, aprovechando las vacaciones auspiciadas por el buen Chuy (Decía Orlando que algo de lo mucho bueno que nos ha dejado el episodio de la Pasión Cristiana son estos días de descanso), uno se da el tiempo y la maña para volver a los vicios y las debilidades. Encomienda de por medio, fue grato poder hincarle el diente a "Sputnik, mi amor", de HARUKI MURAKAMI, la nueva leyenda viviente de la literatura japonesa.

Aquí presentaré pronto la entrega del texto reseñándolo.

En fin, que apenas el lunes escribía la Moraleja de Pascuas y hoy ya es viernes... Así que ahora viene la otra parte de la rutina: conducir a Xalapa y tomar parte de las clases de maestría; por la noche, leer o elaborar trabajos para la clase sabatina, volver al aula temprano y, tras la sesión, conducir de regreso al puerto por la tarde .

Pequeños círculos que se abren y se cierran de manera cotidiana.

Se concluye el reporte porque son las 13:30 horas y prometí a los alumnos de arquitectura ir a visitarlos a la zona de trabajo comunitario a la colonia Las Amapolas.

Pregunta capciosa... Acaso, ¿es esto vida?

lunes, abril 17, 2006

MoRaLeJa de PaScUa

Por ahora la vida
está en otra parte,
Presa del recuerdo, de la nostalgia,
aderezada con melodías de antaño:
a veces Mozart, a veces Debussy,
girando en una órbita interminable.
Cada cual víctima
de sus propias ficciones,
cada quien
pernoctando en una ruleta
a mitad de cualquier
isla perdida en el Mar Egeo.

sábado, abril 01, 2006

Sábado Nublado

Viernes de desconcierto
viaje carretero
accidente de por medio en el camino
exploración cerebral
conversaciones fortuitas
obligaciones inacabadas.

Sábado de sueño y hastío
de callecitas sucias
de reencuentros
de dolores compartidos
de cebollitas cambray
y pollo gratinado
de un vacío exultante
exultante
exultante
que todo lo traga y no deja rastro.

Sábado de nublados
con amenaza de lluvia
con chicos corriendo al estadio
con una sonrisa tímida
y muchas lágrimas
y confesiones
y cuentas saldadas.

miércoles, marzo 22, 2006

Nombres

Los nombres del pasado
siguen mis pasos,
son como esas eternas sombras
que sin permiso alguno
tienden sus risas al sol de mayo
en cualquier plaza de esta ciudad.

A veces pienso que son fantasmas
o sueños recuperados en la siesta vespertina:
pero no es así,
cada nombre tiene un rostro
a veces noble
a veces enfurecido
a veces
de un dolor que intimida
y amedrenta.

jueves, marzo 16, 2006

Ajuste de cuentas

Para Chava, in memorian

Me enferman la certeza del silencio
que se anuncia poco más que eterno,
el temor de los proyectos truncos,
las conversaciones inacabadas
y las tontas razones en extravío
a la vuelta de cualquier esquina.

Me asusta
la entereza del olvido
que llenará nuestras páginas
de grises recuerdos y palabras tardías.

Me reconforta, en cambio,
la memoria de una sonrisa
y un gesto siempre amables
[tu sonrisa... tu gesto]
la nostalgia
de un mañana compartido
en la confianza del sueño
que a todos nos espera.

sábado, febrero 18, 2006

Malos hábitos

1. Hablar del transfondo utilitarista, misógino y comercial del San Valentine's Day en el día de los amorosos enamorados.

2. Mirar televisión sin prestar atención a nadie en el entorno y cuando alguien interrumpe, pregunta algo o quiere conversar conmigo me encabrono.

3. Comprar revistas que nunca leo.

4. Echar a perder películas de acción o cursis o melodramáticas a mis amigos señalando los errores de continuidad, edición, guión, tomas, etc.

5. Acomodarme los anteojos una y otra vez sobre la nariz... en un rito infinito que casi es un tip nervioso.

martes, enero 31, 2006

sábado, enero 28, 2006

Xalapa en la niebla

Hay espacios que de tan cercanos e íntimos duelen; duelen con la intensidad de la sonrisa ausente, con la profundidad de las manos enlazadas queriendo ser un solo cuerpo, con la impertinencia de una despedida inoportuna.

Así, entre dolorosos y agobiantes, son los reencuentros con Xalapa. Ayer la hallé enfundada en el pudor que la caracteriza y casi asfixiada por la niebla y el chipi-chipi. Desde que iba subiendo por la zona de Cerro Gordo todo fue mirarle el rostro y saber de sus tristezas y de mis nostalgias, de sabernos ajenos uno de la otra, de resignarnos a estos encuentros de fin de semana, de prisa, a escondidas, como amantes vulgares.

No obstante, a pesar del inclemente 8° Celsius de la madrugada, este día lavó su carita muy temprano y se mostró radiante, con el sol colgado a mitad del cielo. He recorrido sus callecitas esta tarde, he andado por Xalitic, por Juárez, por Morelos y me he sentido nuevamente apapachado.

Sin embargo, el gusto dura poco... son las 18:00 horas y debo volver, camino abajo, a atender a la otra amante, la de la playa.

jueves, enero 26, 2006













Andenes

Hoy desperté
Con ganas infinitas
De saber que no existo,
De creer que somos
palabra sobre palabra
Miedo sobre miedo
En una pared que crece
Más allá de la vista,
Que somos sólo
Una mueca dibujada
por el sol de la tarde,
o un suspiro silencioso
en las afueras del Metro.

La gente va y viene
Asciende o baja de los vagones
Embiste, transita y mira sin observar:
Cada quien sus cuitas
Cada cual sus regocijos.

martes, enero 17, 2006

110 km/h

Enero es de pronto
un encierro imprevisto:
desde la altura del séptimo piso
escudriño el horizonte
y solo veo señoras
corriendo al cruzar la calle.

Nada es como ayer,
esta mañana los vientos del norte
difuminan cada uno de los pasos
en la arena.

Adiós a cada esperanza,
vuelan todas ellas
por el cielo grisáceo
a 110 kilómetros por hora.

martes, enero 10, 2006

Incidencias


Se reporta el caso
de un hombre extraviado;
señas particulares:
ojos huidizos
pelo entrecano
un tic nervioso que le recorre el ánimo
desde el cuello hasta el pie izquierdo
gesticulación borrosa y entretejida de risas
y calza botas de minero.

Se recompensará
a quien dé informes
sobre su escondite.